Hoy quiero escribir sobre asertividad. No recuerdo haber aprendido esta palabra hasta empezar a vivir con ingleses.

 

¿Qué es la asertividad?

Si tuviéramos una manera de medir la asertividad, usaríamos un baremo que iría desde la agresividad a la pasividad – y la asertividad se quedaría en el centro.

 

Si eres muy agresivo, normalmente consigues lo que quieres mediante el poder y la fuerza sin dar espacio a la cooperación mutua. En el otro extremo, si eres muy pasivo, es posible que te resulte difícil decir que no y, sin embargo, luego te arrepientas de no haber hablado (algunas personas se sienten como un “felpudo”, todo el mundo pasa por encima de ellos).

 

Hay mucho terreno entre estos extremos, pero cuando hablamos de asertividad, en realidad estamos hablando de un punto intermedio, en el que no eres ni un matón ni una víctima. De hecho, una persona verdaderamente asertiva tenderá a ver a todos como iguales y respetará los límites de la otra persona tanto como los propios.

 

¿Te imaginas cómo sería tu vida si vieras a todo el mundo como iguales y te sintieras capaz de hablarles como iguales? ¿Cómo te irían las cosas si todos los demás con los que tratas también te hablaran como iguales?

 

Detrás de la pasividad

…Hay un ‘gremlin’. La agresividad pasiva. ¿Has oído hablar de la agresividad pasiva?

 

Otro término que aprendí viviendo con ingleses. Tienen mucho vocabulario en su lenguaje corriente para hablar de emociones y comportamiento. Éste describe el comportamiento de aquellas personas que actúan aparentemente de forma pasiva pero, en realidad,  están reprimiendo su agresión.

Tal vez se sienten obligadas por normas sociales o por valores personales a “actuar” sin agresividad O eso creen que están haciendo. En realidad, la agresividad “se filtra” a través de un lenguaje emocionalmente amenazador y manipulador. 

 

¿Cómo distinguir la asertividad de la agresividad pasiva?

Por ejemplo, si alguien te pide que hagas algo y dices “No quiero hacer eso”, entonces estás afirmando tus verdaderos sentimientos. Si su respuesta es “eso no es correcto, porque …”, entonces no te estás afirmando y estás intentando trasladar la carga hacia algún estándar externo sobre lo que es “correcto”. Es como si no fueras tú quien objeta, es el estándar externo de “correcto” el que está causando la objeción.

 

La asertividad realmente sólo entra en juego cuando hay situaciones de conflicto, donde los límites de ambas partes son diferentes. A menudo, alguien está tomando una decisión que te afecta o te pide que hagas algo a lo que te opones o no te convence. A veces puedes ser tú quien pida algo, en cuyo caso el conflicto puede surgir si los límites de la otra persona son diferentes y tal vez les resulte difícil afirmar sus verdaderos sentimientos.

 

Lo que hay que hacer es adoptar un enfoque sin prejuicios (para tí y los demás). Dado que, en última instancia, cada uno operamos desde nuestro propio “modelo del mundo”, todos crearemos nuestro “mapa” de manera ligeramente diferente y es inevitable que dos personas encuentren algunos límites que difieran. 

 

Adoptar un enfoque sin prejuicios hacia la otra persona significa que eres responsable de tus propios sentimientos y acciones, pero no de los de los demás. Tus sentimientos y acciones no tienen que tener sentido para nadie más, ni sus sentimientos y acciones tienen que tener sentido para ti. 

 

Las situaciones de conflicto se convierten efectivamente en una negociación, donde una persona le pide a otra algo / que haga algo y la otra persona expresa sus sentimientos al respecto. Si se avanza, se logra con el acuerdo y la cooperación de ambas partes. 

¿Por qué? Porque puedes ser agresivo e intentar obligar a alguien a hacer algo de todos modos, pero el resentimiento se acumulará y tarde o temprano habrá consecuencias indeseables. Es mucho mejor “aclarar las cosas” y tener un diálogo abierto como iguales, para que ambas partes sepan cuál es su posición y acuerden un camino viable a seguir.

Te recominedo el libro: <Nonviolent communication> de Marshall B. Rosenberg (no gano comisiones 🙂 ) Aquí hay una “chuleta” https://www.nonviolentcommunication.com/learn-nonviolent-communication/4-part-nvc/ 

CONSEJOS PARA NEGOCIAR CONFLICTOS

1. Cuando le pidas a alguien que haga algo, habla con claridad “Quiero que hagas …”.

2. Si alguien se opone al afirmar sus propios sentimientos, escucha y reconócelos, ya insistiré más adelante. Si dicen “No quiero …” o “No tengo ganas de …”, entonces di “Entiendo que sientes … y realmente quiero que …”.

3. Si alguien objeta mediante manipulación “clandestina” (intentando trasladar la carga del conflicto a otra parte), anímalo a afirmar sus verdaderos sentimientos haciendo una pregunta. Si dicen “No es justo” o “No es correcto”, entonces pregunta “¿De qué se trata … que crees que no es correcto?” La intención es hacer que afirmen sus verdaderos sentimientos, que digan algo como “No quiero …”, “No me gusta …” o “Eso no me sirve”.

4. Con aquellos se oponen de manera asertiva a hacer lo que tú quieres a pesar de tu insistencia, considera ofrecer un compromiso viable. Busca un escenario en el que todos ganéis, donde ambas partes puedan estar satisfechas. Si dices “Quiero que …”, ellos dicen “No quiero …”, dices “Entiendo que no quieres … pero realmente quiero que …” y corroboran que ” pero eso no funciona para mí “, empieza a pensar en ofrecer algo así como “Entiendo que eso no funciona para ti y realmente quiero que … – ¿Qué tal si tú … a cambio / esta vez? “

5. Cuando te pidan que hagas algo que no quieres hacer, o si alguien está tomando una decisión que te afecta y no te sientes cómodo con ella, afirma tus verdaderos sentimientos diciendo algo como “No estoy contento con eso “o” eso no me sirve “.

6. Cuando te piden insistentemente que hagas algo y un compromiso puede ser aceptable, no dudes en pedir u ofrecer un compromiso. Si te responden diciendo “Entiendo que sientes … y realmente quiero que …”, entonces dí “eso no funciona para mí. ¿Qué tal una alternativa, como … en su lugar? ” Busca un “win-win”, como dicen en inglés, donde ambos lados estén contentos con la alternativa.

7. Elige las consecuencias con las que realmente quieres vivir. Si un amigo constantemente “pasa por encima tuyo”, ya va siendo hora de hacerte valer y oponerte con fuerza.

 
¿Realmente valoras tanto su amistad como para conseguirla? Si es así, entonces puede valer la pena soportar la incómoda etapa de adaptación mientras os acostumbráis a tu nueva asertividad. Si no, entonces tal vez continúe la amistad, pero ten en cuenta cuánto deseas permitir que la voluntad de tu amig@ afecte tu decisión.
Del mismo modo, si estás en una situación laboral y un colega te está “molestando”, ten en cuenta cuánto estás dispuesto a permanecer en ese trabajo o seguir trabajando junto a esa persona. Tienes derecho a elegir, ya sea salir de la relación o continuar esforzándote por mejorarla hasta un punto en el que funcione para ambas partes.

Desde un punto de vista sociológico, ponerse de pie y luchar (agresividad) o retroceder y evitar el conflicto (pasividad) se explican por nuestro pasado evolutivo, donde la lucha o la huida eran necesarias para asegurar la continuación de la especie. 

En la actualidad, un diálogo asertivo, utilizando habilidades verbales para resolver nuestras diferencias (y llegar a un compromiso cuando sea apropiado) tiende a ser un enfoque mucho más útil para situaciones de conflicto que luchar o huir.

Espero que hayas disfrutado de este blog sobre la asertividad. Ya me contarás si te sirve.

 

¿Cómo sería tu vida si te sintieses fuerte la mayor parte del tiempo? Imagínate qué días más agradables, qué buenas relaciones tendrías. Conecta con la sensación de logro que proviene de tu interior, independientemente de los demás.

¡Te deseamos que tengas un gran día!

Cómo aprovechar el estrés y las dudas sobre un@ mism@ para lograr un alto rendimiento

Asistí a un evento con la Asociación Internacional de Mujeres sobre el estrés y el rendimiento y tenía muchas ganas de escribir un blog para

Read More »

Araceli Higueras

Tengo dos acreditaciones como analista de negocios (por la BCS, British Computer Society, -diploma en 2013- y el IIBA -CCBA en 2017-), como coach de ejecutiv@s (la primera es de finales de 2008) y copywriter (septiembre del 2021) con una sólida experiencia en formación, modelización de datos financieros, diseño de experiencia del usuario (también acreditado), desarrollo de productos de software y, recientemente, operaciones. Me interesa mucho el pensamiento sistémico.

Paralelamente, he gestionado comités de asociaciones de empleados, liderado durante 8 años muchos eventos de diversidad e inclusión, talleres de desarrollo profesional y representado a mi empresa en eventos y comités externos en Londres.

Desde Septiembre 2021 estoy formada en copywriting y me encantaría participar en proyectos interesantes.

Además, participé en una junta escolar durante 6 años, asumiendo la responsabilidad de los alumnos con necesidades educativas especiales y uno de los cursos escolares. Actualmente formo parte del consejo de administración de ICYE-UK.
He vivido en 4 países y hablo con fluidez 5 idiomas, más 1 a un nivel intermedio.
Una buena narradora, concienzuda, meticulosa, decidida y amable.

¡EBOOK GRATUITO! LAS 10 CLAVES PARA ESCALAR EN TU CARRERA PROFESIONAL

Energia Forma ;© 2021 | Contacto

Deja un comentario